Seleccionar página

¿Qué es el Marketing Digital? 

Cuando decimos “publicidad”, todo el mundo entiende de lo que se está hablando: anuncios y tácticas para promocionar un producto y conseguir que los consumidores lo compren. Hasta aquí todo bastante sencillo.  

La cosa se complica un poco cuando hablamos de Marketing. Muchos pensarán que es la forma guay de decir publicidad. Sin embargo, el Marketing engloba más que eso. El marketing (o mercadeo en español) es una actividad que consiste en el análisis de los mercados para conseguir atraer, captar, convertir y fidelizar a los consumidores. Por si esto fuera poco, el asunto se puede complicar aún más. 

¿Qué piensa la gente cuando mencionamos el Marketing Digital?

Unos piensan que es diseño gráfico, otros diseño web, algunos creen que son las redes sociales… pero, en general, para las personas que no se dedican a este mundillo no queda muy claro qué se hace en este área.

Si la gente piensa que el Marketing Digital son esas actividades que mencionamos anteriormente, no van por mal camino. Aunque el Marketing Digital no es uno u otro, si no que lo engloba todo… y más. Para evitar confusiones y aclarar qué es cada una de las actividades que mencionamos, vamos a definir cada una de ellas.

 Según Hubspot, la publicidad consiste en “crear mensajes para persuadir y motivar a alguien a que haga una acción”. 

Según la AMA (American Marketing Association – definición de 2017), el Marketing es “la actividad, conjunto de instituciones y procesos para crear, comunicar, entregar e intercambiar ofertas que tienen valor para los consumidores, clientes, socios y la sociedad en general”. 

Según Marketo, el Marketing Digital hace referencia “todas las actividades que se llevan a cabo a través de canales digitales tales como los buscadores, las páginas web, las redes sociales, email y las aplicaciones móviles”. 

Por lo tanto, el Marketing utiliza, entre otras cosas, la publicidad, para alcanzar sus objetivos. Por su parte, el Marketing Digital es el Marketing que se lleva a cabo en los canales digitales.

¿Qué es el Marketing Digital?

1. Ventajas del Marketing Digital

Los medios digitales poseen una serie de características que los diferencia de los canales tradicionales. Una de las principales ventajas es que los canales digitales facilitan que las medianas y pequeñas empresas lleven a cabo acciones de marketing debido a su reducido coste. Poner un anuncio en los medios tradicionales suele ser bastante más costosos que los soportes digitales.

Otro factor a tener en cuenta es que, a diferencia de la prensa, la radio o la televisión, las acciones de marketing llevadas a cabo en el medio online son medibles. Esto quiere decir que se pueden obtener datos específicos de los resultados conseguidos: número de personas impactadas, cantidad de clics, visualizaciones y un largo etcétera.

 Por otro lado, gracias a la data recogida mediante cookies se puede obtener información sobre los usuarios para poner en marcha campañas segmentadas, consiguiendo que nuestros anuncios les aparezcan únicamente a nuestro público objetivo. De esta forma, se pueden crear campañas específicas y evitar que se gasten impresiones en personas que no están interesadas en nuestros productos o servicios.

Ya no solo se puede saber más sobre nuestros clientes, si no que también mejora el modo de comunicarnos con ellos. Los medios tradicionales son medios de comunicación unidireccionales (marca-consumidor) y no permiten la interacción por parte de los usuarios. Sin embargo, el marketing digital es un canal bidireccional, posibilitando que los usuarios se comuniquen con la marca, fomentando el florecimiento de relaciones entre la marca y el consumidor (factor que contribuye a una mejora en la conversión y fidelización de los mismos).

Aún así, la tecnología está permitiendo fusionar lo tradicional con lo digital, creando campañas 360º.

Por ejemplo, un soporte tradicional como los MUPIs (soportes publicitarios exteriores que forman parte del mobiliario urbano, como las marquesinas) cuenta ahora con pantallas para mostrar los anuncios y con otras tecnologías que permitirán también segmentar a la audiencia. Además de esto, los servicios OTT -Over the Top- (es decir, los servicios que permiten la transmisión de vídeo, audio y otros contenidos a través de Internet usando, por ejemplo, Smart TVs o teléfonos móviles -sí, Netflix es uno de ellos) también permiten mostrar anuncios más personalizados a través de formatos tradicionales como la televisión.

Pero esto no quiere decir que los medios tradicionales ya no sean útiles. Siguiendo a Philip Kotler y su Marketing 4.0, debemos combinar ambos tipos de soportes (tradicionales y digitales) para crear campañas de marketing mucho más potentes. Podemos utilizar el marketing tradicional para las primeras etapas del funnel de conversión y crear reconocimiento de marca y llamar la atención de los usuarios, despertando interés y que quieran saber más sobre nuestro producto o servicio.

Una vez aclarados estos puntos, podemos definir algunas de las actividades principales que realizan los marketeros digitales.

¿Qué es el Marketing Digital?

2. Principales Estrategias del Marketing Digital

Estas son algunas de las actividades que se engloban dentro del Marketing Digital:

Marketing de Contenidos: el contenido es una de las mejores herramientas para atraer a los usuarios hacia nuestra web, además de ayudar a mejorar el posicionamiento orgánico en buscadores. 

El contenido debe ser de calidad e interesante para nuestro público objetivo: debemos ponernos en sus zapatos y entender sus problemas y necesidades, lo que se conoce como pain points. Con el contenido que creemos, debemos intentar apelar a esos pain points y darles una solución.

En este aspecto, es importante hablar de los beneficios y no de las características de nuestro producto o servicio. Como dice Theodore Levitt, “el cliente no busca un taladro, sino un hoyo en la pared”. Por lo tanto, cuando creemos contenido para la web, debemos pensar en cuáles son los beneficios para nuestra audiencia, en qué ganan ellos al adquirir nuestro producto. Hacer un listado de las características de nuestro producto no los convencerá para que lo compren. Saber cómo va a resolver su problema, sí.

SEO y SEM: conseguir un mejor posicionamiento en los buscadores es una actividad muy importante en cualquier estrategia de marketing digital. Internet hace que haya más competencia, ya que una persona de Pontevedra pueda comprar bolsos de una tienda de Málaga. Aparecer los primeros en las páginas de resultados nos ayudará a tener más visibilidad y a convertirnos en un referente de marca.

Dentro de la mejora del posicionamiento en buscadores podemos diferenciar entre SEO y SEM:

El SEO es el posicionamiento orgánico, es decir, aquel que consiste en optimizar nuestra página web para conseguir que aparezca en los primeros puestos sin tener que pagar por ello. Esto se puede conseguir a través de la redacción SEO (recordad que prácticas blackhat como el keyword stuffing están penalizadas por Google), la usabilidad, la rapidez de la página web, o aspectos más técnicos como el uso de metaetiquetas, la existencia de errores, contenido duplicado, etc.

El SEM, por otro lado, consiste en la creación de campañas de pago para aparecer en las primeras posiciones. Google quiere ofrecer una óptima experiencia a sus usuarios cuando utilizan su buscador, por ello utilizan el Google Quality Score para determinar el orden en el que aparecerán los anuncios. Este índice tiene en cuenta factores como:

  • El CTR (Click Through Rate) del anuncio
  • La relevancia de las palabras clave
  • La calidad de la landing page
  • El rendimiento general de tu cuenta de Google Ads.

Por lo tanto, no solo se trata de quién pague más, si no que aquellos que ofrezcan un mejor contenido y una mejor experiencia al usuario podrán aparecer en los primeros puestos pagando menos.

Email Marketing: Este tipo de marketing ofrece unos resultados muy buenos, ya que tiene un coste general bastante bajo y un alto rendimiento. Para ello, debemos mandar correos que aporten algo a los usuarios (información relevante, descuentos y ofertas, novedades exclusivas, etc.). Además, de la mano del Marketing Automation, es una fantástica herramienta para aumentar el número de conversiones. 

Automation Marketing: este tipo de marketing consiste en el uso de un software para automatizar las tareas de marketing y hacerlas más eficientes. En  nuestro post sobre Marketing Automation, explicamos con más detalle en qué consiste esta disciplina. 

Redes Sociales: las RRSS se han convertido en plataformas indispensables para cualquier marca, pasando a ser unas herramientas excelentes para generar imagen de marca e interactuar con los usuarios. Claro está, no todas las empresas tienen que estar presentes en todas las redes sociales, si no que tienen que buscar aquellas que mejor se adapten a sus necesidades y en las que esté su público objetivo.

Influencer Marketing: los influencers están de moda. Ayudan a dar credibilidad a las marcas y a sus productos o servicios. El marketing de influencers consiste en la contratación de personas que son un referente en su área (ya sea moda, de ecologismo, de música, etc.) y tienen una base considerable de seguidores. Dependiendo de la empresa y sus objetivos, se pueden contratar a: nano influencers, micro influencers o maxi influencers.

Anuncios de Display/Vídeo: este tipo de campañas consiste en mostrar vídeos o banners a nuestro público objetivo mientras navega por la web. Aunque es un modelo más intrusivo que el Inbound Marketing, es una estrategia muy eficaz. Se pueden utilizar en campañas de varios tipos: de prospecting (alcanzar a nuevos usuarios), de retargeting (impactar a usuarios que ya interactuaron con nuestra marca), etc. Las creatividades utilizadas en estas campañas pueden ser muy variadas, desde formatos estáticos hasta formatos interactivos.

Diseño web: el diseño web es otra de las piezas fundamentales en cualquier estrategia de Marketing Digital. Además de crear una página web funcional e intuitiva, es importante que esta sea un reflejo de la imagen de marca que la empresa quiere dar. Aparte de eso, un buen diseño web contribuirá a una tasa de rebote menor y a una mejor usabilidad para los usuarios, permitiendo una navegación sin fricciones. El diseño no solo afecta a la página web, si no que también hay que tenerlo en cuenta a la hora de crear a otros elementos, como las creatividades para los anuncios o las publicaciones en redes sociales. Es esencial  que los elementos gráficos de la marca compartan un mismo estilo para dar una imagen de marca unificada y conseguir más fácilmente el recuerdo de la misma.

Para finalizar, es importante mencionar que toda estrategia de Marketing Digital tiene que incluir una parte de análisis de datos y optimización de las campañas.

Solo así sabremos si estamos cumpliendo los KPIs establecidos y podremos llevar a cabo los cambios necesarios para alcanzar los objetivos de la forma más eficiente.

Úrsula Estevez

Úrsula Estevez

Content Manager

Úrsula Estevez

Úrsula Estevez

Content Manager

¡Asómate a todas nuestras novedades!

¡Muchas gracias!